Publicado: 27 de Junio de 2018

Con la llegada del Verano, es frecuente que estemos mucho más contentos, más activos y con ganas de estrenar nuestra ropa y zapatos de temporada. Pero no debemos olvidar el cuidado especial que merecen nuestros pies en esta época del año. 

De repente, primeras sandalias de verano y nos encontramos con ¡oh!, una incómoda rozadura que nos complica el día, ¿a quién no le ha pasado?. ¿Te vuelves loc@ buscando unos zapatos que no rocen para poder seguir caminando con normalidad?

Además, el hecho de volver a tener los pies casi descalzos tras varios meses de Invierno, también hace aumentar el riesgo de sufrir golpes o lesiones. Los hongos son otra de las grandes amenazas de la temporada para tus pies.

¿Cómo tener los pies sanos y protegidos?

- Evita andar descalzo por piscinas, duchas y otros entornos húmedos donde se acumulan gran cantidad de bacterias y hongos potenciados por las altas temperaturas.

- Utiliza crema protectora solar así como la usas para la cara y el resto del cuerpo. Los pies son una zona del cuerpo altamente sensible, con una piel fina y delicada. No olvides hidratarte antes y después de la exposición solar.

- Usa jabones con PH neutro para mantener la higiene podal, preferiblemente sin aromas o parabenos, y utilízalo con frecuencia. El sudor y la humedad pueden potenciar la proliferación de hongos.

- No dejes que las heridas que te han provocado las rozaduras se curen solas: utiliza mercromina, betadine o clorhexidina para cuidarlos y ayudar a su regeneración.

- Si utilizas calcetines en esta época del año, que sean de algodón 100% o lino. Evita las microfibras y el poliéster, con los que tus pies no respiran con facilidad.

- Date un capricho: masajea tus pies con crema todos los días, y aplícate contrastes de agua fría y caliente en la ducha. También te pueden aliviar algunos geles fríos que venden en supermercados. Si este verano tienes la suerte de poder visitar la playa adopta este consejo: ¡camina por la arena!, es un masaje natural que te vendrá genial.

- Utiliza zapatos de piel, ya que la calidad del material, así como ocurre con los calcetines, es fundamental para protegerlos de humedad, hongos, rozaduras y heridas, etc.

- ¿Dolores de cabeza y piernas? Las sandalias con cierre al talón son ideales para evitar el contacto del pie con el suelo y mantener la sujeción del pie. Esto es importante ya que sin una buena sujeción, el pie realiza un esfuerzo mayor que hace resentir al resto del cuerpo.

- Apóyate en desodorantes cuando estés fuera de casa y necesites sentirte limpi@ y cómod@. En Calzados Márquez tenemos una amplia variedad de productos para el cuidado de pies y zapatos, no dudes en consultarnos.

Y recuerda...este verano ¡cuida tus pies!